domingo, 26 de octubre de 2008

Propiedades curativas del ajo


El ajo no sólo es uno de los ingredientes principales de numerosos platos: lejos de ser un simple condimento culinario, es también un medicamento natural de múltiples aplicaciones. Uno de los elementos que le otorgan su gran poder curativo es el azufre, que en el cuerpo humano está presente en el pelo, la piel y las uñas.

¿AJO O ASPIRINA?

El ajo se puede igualar a la aspirina en su cualidad de vasodilatador en la circulación sanguínea, que evita que se formen coágulos que puedan desembocar en trombosis, angina de pecho o infarto de miocardio.

PATE DE AGUACATE Y AJO

Véase a continuación una buena receta rica en ajo, con la que se obtiene un delicioso y saludable paté.

Ingredientes:

1 aguacate

5 dientes de ajo picados

una pizca de sal

Vaciar y deshuesar el aguacate. Posteriormente, chafarlo ayudándose de un tenedor o de una mano de mortero. Añadir a la pasta cinco dientes de ajó finamente picados y una pizca de sal: Para que la vitamina C, presente en el aguacate, no se oxide y pueda ennegrecer el producto, se aconseja consumir el paté inmediatamente o añadir a la pasta unas gotas de zumo de limón.

PARA EL ESTÓMAGO

Tomar ajo favorece la secreción de jugos estomacales y, por lo tanto, facilita notablemente la digestión. Su acción antiséptica y antibiótica también se hace notar en la flora intestinal, protegiéndola y combatiendo numerosas enfermedades del aparato digestivo.

PARA LOS CATARROS

La acción medicinal del ajo no sólo se limita al aparato circulatorio y digestivo; también el sistema respiratorio se beneficia de su consumo. Gracias a su efecto pectoral, alivia la tos y facilita los procesos de eliminación que acompañan a los catarros y a las afecciones bronquiales. El ajo no sólo disminuye los niveles de azúcar, sino que aumenta los de insulina.


- Contiene potasio, fósforo y selenio.
- Tiene vitamina C
- Puede ayudar a bajar presión y colesterol, si se consume diariamente.

Contiene fitonutrentes y aceites esenciales que le confieren propiedades medicinales: antibacteriano y antivirales. Es expectorante antitusivo, antireumático, diurético, hipotensor, hipoglicemiante, anticanceroso, somnífero. Baja el colesterol "malo" y eleva el "bueno", también baja los triglicéridos.
En casos de tuberculosis aspirar el olor mata los bacilos.
Se puede consumir crudo, cocido, en polvo, como sal de ajo, en cápsulas y como tintura. Prefiéralo crudo.

TENGA PRESENTE: SI SE CONSUME CRUDO Y EN EXCESO PUEDE IRRITAR EL ESTÓMAGO.



TINTURA DE AJO:

350 grs. de ajo, pelar y poner en un frasco de vidrio con un cuarto de aguardiente de 50º, dejar macerando por 15 días. Colar y disponer una pequeña cantidad, para tomar cada día por gotas, con agua.
El primer día tome una gota con agua a cualquier hora. Vaya aumentando cada día, de a tres gotas, hasta que llegue a 21. Luego empiece a bajar de a 3 gotas, hasta llegar a una gota. Descansar unos 15 días y volver a empezar.
No provoca mal aliento.

TENGA PRESENTE: ESTE PREPARADO, DEBE GUARDARSE REFRIGERADO. TIENE UNA DURACIÓN DE 7 MESES.

Eliminar olor a ajo de los cuchillos
Si te ha quedado el molesto olor a ajo en un cuchillo, pásalo varias veces por una zanahoria cruda y desaparecerá.

2 comentarios:

Raúl Sánchez Quiles dijo...

Buen blog, me ha gustado mucho. Si puedes échale un vistazo al mío y si te gusta, un votito me puedes dar:
http://www.hiperbreve.blogspot.com

Fantômas dijo...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por el mío, creo que te puede llegar a interesar por las cosas que veo que posteás. Y de paso si querés intercambiamos enlaces.

The Rooter

Un abrazo.